Skip to content

Tips para incorporar las tendencias de la temporada

22/05/2015

Laura Malpeli de JordaanComo ocurre en todas las temporadas, hay variedad de tendencias, de modo que seguramente encontraremos algunas ideales para implementar y otras que es mejor evitar.
Las tendencias son una manera de plasmar una imagen vigente (uno de los errores que actúan en detrimento de la imagen es parecer estancadas en el tiempo, cuando usamos varias prendas de otra época de manera frecuente). Pero, ¿con qué criterio decidimos cuáles incorporar?

Lo principal a tener en cuenta es el estilo personal: la imagen narra nuestra identidad y por este motivo, deberíamos elegir tendencias que realmente nos agraden y con las que nos sintamos identificadas. De nada sirve incorporar una tendencia que nos haga sentir incómodas porque con nuestro cuerpo, la postura, los gestos, estaremos comunicando esto, que atenta contra la imagen positiva y armónica que deseamos proyectar.
Si sos una mujer llamativa, probablemente no te sientas identificada con un estilo minimalista y prefieras incorporar accesorios, color o algún detalle, como las pieles sintéticas dentro de tus outfits invernales. La mujer clásica sin dudas evitará el calzado de taco grueso y las zapatillas deportivas para su tiempo libre. La mujer de estilo romántico tendrá en las faldas midi una de sus prendas preferidas para la temporada y evitará un outfit demasiado deportivo fuera del tiempo que destina a hacer actividad física.

Otro aspecto fundamental es el contexto y el ámbito para incorporar las tendencias: algunas prendas pueden resultar poco adecuadas para usar en el trabajo y pueden afectar negativamente en nuestra imagen profesional, por lo que será mejor incorporarlas en el tiempo libre. Esto se da principalmente en aquellos ámbitos más rígidos y conservadores, en los que esperamos que la imagen del profesional sea similar a este contexto. Lo mismo ocurre con los accesorios. No será lo mismo ver a una mujer con una cartera de gamuza y flecos que con un modelo con más rigidez, de cuero, en un tono neutro oscuro.

Nuestros puntos fuertes también importan. Si la tendencia lleva todas las miradas hacia una parte del cuerpo que no nos interese destacar demasiado, es mejor evitarla. No hablamos de partes del cuerpo a ocultar necesariamente, pero sí a sectores en los que no deseemos centrar la atención, sea por nuestro tipo de cuerpo o simplemente porque no va con la imagen profesional que buscamos proyectar.
El tipo de cuerpo es determinante para que algunas prendas resulten más sentadoras que otras y lo mismo ocurre con las proporciones.
Por ejemplo, una mujer de hombros anchos y cadera angosta, no se verá favorecida usando un sweater de tejido grueso de punto y leggings (menos aún si el sweater es bastante más claro que el tono de sus leggings). Las proporciones también son fundamentales: una mujer de torso corto que incorpore pantalones acampanados de tiro alto, hará que el torso se vea más corto aún. Esto no quiere decir que no podamos usar prendas que nos agraden, pero ciertamente debemos buscar combinarlas de modo tal que refuerce la armonía en la imagen que queremos proyectar.

La elección de colores también se ve afectada por las tendencias. Aquí lo fundamental es elegir un color adecuado para usar cerca del rostro, según nuestro cabello, ojos y tez. Este invierno el negro cobra protagonismo pero es un color que, para usar cerca del rostro sin ningún otro color, se ve bien en mujeres de cabello y ojos oscuros o bien en aquellas que tengan cabello castaño oscuro o negro y ojos claros. En los demás casos, será mejor incorporar otro color para evitar endurecer las facciones y dar sensación de cansancio en el rostro.
A una mujer de cabello con iluminaciones y poco contraste entre su tez, el color de ojos y el cabello, no le resultará ideal usar un tono demasiado vivo cerca del rostro, sino todo lo contrario: los apastelados y tenues serán sus mejores aliados, incluyendo neutros como el blanco roto y el nude.
El color es sumamente importante en la imagen que proyectamos no sólo por el efecto que tiene en el rostro sino por el significado que le damos a nivel cultural. Si deseamos proyectar autoridad, el negro dará un mensaje acorde al objetivo pero no lograremos lo mismo si damos protagonismo al celeste en nuestro outfit. De nada serviría en este caso, incorporar uno de los colores de la temporada, ya que puede actuar en detrimento de la imagen que deseamos plasmar y en cómo queremos que los demás nos perciban.

Laura
Master en asesoramiento de imagen certificada por CMB
www.styletto.com.ar

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: